Iglesia de San Pedro

San Pedro fue la iglesia predilecta de la aristocracia limeña

Iglesia de San Pedro

La Iglesia de San Pedro es un templo jesuita, construido alrededor de 1636 a imitación de la iglesia del Corazón de Jesús en Roma -casa matriz jesuita-, fue el predilecto de la aristocracia limeña durante el siglo XVIII. El diseño exterior, de carácter renacentista, es obra del jesuita Martín de Aizpitarte. Junto con la catedral es el único templo limeño que posee tres puertas de acceso, las que fueron construidas contraviniendo una orden eclesiástica que solo permitía este tipo de construcción a los templos mayores. Su nombre original fue San Pablo, que conservó hasta la expulsión de los jesuitas de América, en 1767.

La fachada del templo es de estilo barroco, y las dos puertas laterales solo son abiertas durante la Semana Santa o durante otras festividades principales. En el centro de la portada encontramos el escudo de la orden jesuita y un tímpano; triangular con una hornacina que conserva; la imagen de San Pedro.

Destacan su lujoso altar mayor, 14 capillas con retablos labrados con profusión. Destacan entre sus obras de arte las pinturas de las escuelas de Lima, Cusco y Quito, así como una serie de tallas doradas de algunos fundadores de órdenes religiosas y pinturas del jesuita Bernardo Bitti considerado en su tiempo el más grande pintor de la América española. Un cuadro representa la coronación de la Virgen. La sacristía de este importante monumento religioso posee pinturas en el techo y una colección de lienzos en las paredes. La cajonería, las esculturas y la silla que ocupara Su Santidad Juan Pablo II le dan un carácter especial, que convierte a este recinto en el mejor conservado de Lima.

Entre sus esculturas tenemos una Virgen de la expectación del parto, hecha en madera (siglo XVII), dos imágenes polícromas de San Francisco de Borja y San Francisco Javier, y un Cristo de Martín de Oviedo (siglo XVII). San Pedro posee, además, una de las series de ángeles más antiguas de América, obra de Bartolomé Román (1596-1659). Posee además un Museo de Arte Religioso con una colección de casullas y ornamentos religiosos de extraordinaria belleza. Complementan el conjunto arquitectónico las capillas de la Penitenciaría y de la Virgen de la O.