Convento e Iglesia de San Francisco El Grande

Es uno de los complejos religiosos más importantes de América

Convento e Iglesia de San Francisco El Grande

El Conjunto Monumental de San Francisco “El Grande” es el más importante de la ciudad de Lima. Fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad al constituirse en uno de los complejos religiosos más importantes de América. Fue construido durante la segunda mitad del siglo XVI por el lusitano Constantino de Vasconcellos y en ella se mezclan los estilos barroco, mudéjar y manierista.

Este conjunto arquitectónico vincula la plazuela, la iglesia y el convento de San Francisco e incluye el Santuario de la Soledad y la iglesia El Milagro. Su fachada con sus torres, son sus elementos más resaltantes. San francisco es sin duda un notable ejemplo de arquitectura y arte de sus templos.

El frontis principal del templo fue labrado en piedra y se caracteriza por sus columnas de tipo corintio; en la fachada destaca una cornisa abierta con arcos en la que se aprecia una talla en piedra que representa a la Inmaculada Concepción. La zona de los claustros está revestida con azulejos y alberga importantes obras de arte.

En su interior, de tres naves, destacan sus 14 altares laterales de estilos barroco y neoclásico y la sillería del coro, tallada en cedro de Nicaragua. El claustro -que perdió parte de su extensión debido a la construcción de la avenida Abancay- presenta amplios patios interiores, rodeados por arquerías de piedra, cuyos pasadizos conservan parte de su artesonado y los azulejos de los zócalos, así como restos de pintura mural; también destaca una gran cúpula mudéjar de madera en su escalera principal. Visitar su interior constituye uno de los recorridos obligatorios dentro del Centro Histórico. Nuestra lista de lugares memorables: la cúpula mudéjar de cedro de Nicaragua en la escalera principal; la biblioteca con más de 25 mil volúmenes, entre ellos varios incunables; la sacristía finamente tallada en madera dorada; el refectorio, donde podrá apreciar un lienzo de La última Cena con comida peruana en la mesa (cuy incluido); y la sala De profundis, donde encontrará doce lienzos de la escuela del maestro francés Rubens que representan la Pasión de Cristo.