Casa Pilatos

Actualmente es sede del Tribunal Constitucional.

Casa Pilatos o Jarava y Esquivel

La Casa Pilatos o Jarava y Esquivel es una de las construcciones más antiguas de la ciudad, construida en 1590 por Rodrigo Guzman y Cordova. El diseño estuvo a cargo del sacerdote jesuita Ruiz Portillo, quien delineó los planos de ubicación a solicitud del mercader español Diego de Esquivel, y se dice que acoge el nombre de “Pilatos” por una casona similar ubicada en Sevilla (España). Actualmente es sede del Tribunal Constitucional.

El escritor peruano Ricardo Palma cuenta que fue construida en 1590, siendo virrey don García Hurtado de Mendoza y arzobispo del virreinato el santo peregrino don Toribio Alfonso de Mogrovejo, durante el reinado de don Felipe II de España. Cuenta en sus tradiciones que la casa fue usada a mediados del siglo XVII por la comunidad judía y se creía que allí se practicaban ritos heréticos.

Su fachada de piedra es de dos cuerpos y posee a cada lado los escudos de Jarava y Esquivel, flanqueados por dos balcones que fueron incorporados durante una de sus tantas remodelaciones. En su interior destacan un patio rodeado de arquerías y una gran escalera que comunica las dos plantas.