Casa Aliaga

Edificado sobre la huaca de Taulichusco es Monumento Histórico

Casa Aliaga

La Casa Aliaga fue construida en 1535 por don Jerónimo de Aliaga -uno de los Trece del Gallo y fundador de la ciudad, en terrenos que recibió de Francisco Pizarro y ha pertenecido a los Aliaga por 17 generaciones. La Casa fue construida con quincha y adobe, sobre los cimientos prehispánicos de una huaca o adoratorio indígena del curaca Taulichusco, autoridad principal del valle del Rímac.

La Casa Aliaga presenta una fachada con un balcón republicano, un patio revestido de mármol italiano del siglo XIX, una fuente de bronce en los patios contiguos y la capilla familiar de 1814. Posee mobiliario familiar que datan desde la fundación de la ciudad. Aunque algunos de sus espacios exteriores se encuentran ocupados por tiendas comerciales, la propiedad destaca por su arquitectura y decoración interior.

A diferencia de otras casas coloniales, la de Aliaga posee sus principales ambientes en el segundo piso, en la planta baja todavía se encuentra la huaca de Taulichusco. Debido a su prolongada ocupación -casi 500 años- el solar posee diferentes estilos que se mezclan y superponen.

El solar es habitado ininterrumpidamente por los descendientes del conquistador por 17 generaciones. Luego del sismo que asoló la ciudad en 1746, Juan José Aliaga Sotomayor reedificó la propiedad, lo mismo que su descendiente, Juan José Aliaga y de la Puente, que en 1874 realizó obras de refacción que le otorgaron a la propiedad cierta unidad estilística que otorgó mayor armonía a la diversidad de estilos. Destacamos la terraza interior que precede a las habitaciones y al amplio patio que conserva una pileta con sus surtidores intactos.

Otro ambiente notable es un oratorio con techo de azafate. La casa Aliaga fue declarada Monumento Histórico en 1971.